Beneficios del MAV: a 8 años de la primera emisión

Por: Marvin Duran y Jorge Mancilla


#MAV #inversiones #beneficiosMAV



El MAV es un segmento creado por la Superintendencia de Mercado de Valores (en adelante, “SMV”) para facilitar el acceso de empresas medianas y pequeñas empresas al mercado de valores (aquellas cuya facturación promedio no exceda los S/ 350 millones en los últimos 5 años). Desde 2013, más de 15 empresas han emitido un monto mayor a los US$ 130 millones a través del Mercado Alternativo de Valores (en adelante, “MAV”). Por todo el tiempo en el que viene operando el MAV, es posible efectuar una descripción de los beneficios de este segmento para los emisores así como para los inversionistas que participan en el mismo.


Beneficios para los inversionistas


Riesgo y retorno


Recapitulando las operaciones realizadas en la historia del MAV:

(i) Todas las operaciones han sido de deuda, ofreciendo una renta fija

(ii) Más del 75% de las emisiones han sido en dólares

(iii) Más del 85% de las emisiones han sido de instrumentos de corto plazo, es decir hasta 1 año

(iv) Aproximadamente el 75% de las emisiones tiene asignado, por parte de la Clasificadora de Riesgo que corresponda, un rating de segunda categoría, y el 25% restante tiene asignado un rating de primera categoría.


La tasa (TEA) promedio de las emisiones en el MAV asciende a 6.12%, la cual puede fluctuar por varios factores:

(i) Emisor: dependiendo de la situación financiera de la empresa, el mercado en el cual opera, track record, entre otros factores

(ii) Inversionista: interés por el sector en el cual opera la empresa, interés por una inversión en la moneda correspondiente, el plazo, entre otros

(iii) Mercado: situación política y económica del país, los cuales se traducen en el movimiento de las curvas de rendimiento


En contraste con otras opciones de inversión en el mercado peruano, los instrumentos de deuda emitidos en el marco del MAV pueden catalogarse como de retorno moderado-alto y de riesgo bajo-moderado.


Democratización del mercado de capitales:


A través de las emisiones en el MAV (y a través de las ofertas públicas de valores en general), los inversionistas pueden elegir entre participar en forma parcial o en forma total en cada emisión. El monto total a emitir en cada serie se calculará como el número de valores que se emitan multiplicado por el valor nominal de cada instrumento. Un inversionista podría participar sólo adquiriendo un valor. No existen restricciones normativas respecto del valor nominal de cada valor, será el que defina el emisor junto a su asesor financiero, pero el estándar del mercado del valor nominal es US$ 1,000 o S/ 1,000 dependiendo de la moneda de cada emisión. A partir de lo anterior, al invertir en instrumentos de deuda emitidos en el marco del MAV, una persona tendría la libertad de financiar a una empresa del sector de su preferencia, sin necesidad de invertir un capital exorbitante (la inversión mínima usualmente es desde S/ 1,000 o US$ 1,000). Dado ello, es una muy buena alternativa para diversificar inversiones o ahorros.




Beneficios para los emisores


Permite diversificar fuentes de financiamiento


La mayoría de emisores en el MAV siguen trabajando con los bancos; incluso, algunos emisores, como Agrícola y Ganadera Chavín de Huántar (en adelante, “Chavín”), utilizan el MAV con mayor frecuencia que el sistema financiero tradicional (hasta antes de la crisis sanitaria, emitían cada 60 o 90 días). A partir de lo anterior, se puede afirmar que el MAV sirve como un financiamiento que compite con la banca, brindando así uno de los objetivos más importantes para las empresas, diversificar fuentes de financiamiento.


Flexibilidad en cuanto a las garantías:


En el sector bancario tradicional se valoran mucho las garantías tales como hipotecas sobre terrenos / inmuebles. En las emisiones a través del mercado de capitales (dentro de las que se engloba a las emisiones a través del MAV también), se pueden aportar otras garantías distintas a las hipotecas. Por ejemplo, las garantías pueden incluir derechos de cobro o flujos futuros, que son activos más líquidos. De esta forma, los emisores pueden mejorar el rating de las emisiones sin tener necesariamente que aportar terrenos o inmuebles, que podrían estar en garantía de otro financiamiento o simplemente podrían no estar disponibles para servir como garantía.


Flexibilidad en cuanto a plazos o forma de pago:


Por otra parte, de lo observado en las emisiones a través del MAV (cabe destacar que esto también ocurre en las emisiones públicas en general en el mercado de capitales), se observa una periodicidad de pagos que se podría ajusta mejor (en términos de calce) a la capacidad de pagos de cada empresa en contraste con los financiamientos bancarios. En el caso del financiamiento bancario tradicional, los pagos suelen ser mensuales. Por ejemplo, ECOSAC usualmente hace las emisiones de deuda en el MAV para financiar capital de trabajo para las exportaciones de sus productos, y calza el plazo de los pagos de la deuda con los flujos que recibe de sus clientes por dichas exportaciones. En el caso de Chavín, la empresa en 2019 emitió bonos a 5 años, con una periodicidad de pagos semestral por un monto total de US$ 4 millones. Por otra parte, A. Jaime Rojas Representaciones Generales, emitió entre 2016 y 2018 bonos a 2 años, con una periodicidad de pagos semestral por un monto total de US$ 5.6 millones.


Menores requerimientos para la implementación respecto del Mercado Principal


En contraste con el Mercado Principal, implementar una emisión a través del MAV es menos costosa en varios aspectos, que se pueden agrupar en el Cuadro 1.


Cuadro 1


Las principales diferencias radican en términos de plazos y documentación. Es importante indicar que los plazos son una variable relevante en operaciones de financiamiento, en el caso de los plazos máximos de inscripción en la SMV, la diferencia es de 15 días hábiles.


Asimismo, respecto de la documentación, la diferencia radica en los costos de contratar una clasificadora de riesgo adicional que prepare un segundo informe, y que la empresa ya cuente con EEFFs auditados de los dos últimos periodos.


Adicionalmente, la frecuencia de elaboración de EEFFs intermedios es relevante, debido a las horas hombre que se pueden ahorrar las áreas administrativas / contables al preparar la información.


Difusión:


Las emisiones de valores en el MAV se realizan a través de emisiones por oferta pública primaria. Es decir, los emisores podrán usar medios de difusión masiva (tales como la Bolsa de Valores de Lima, periódicos, redes sociales, entre otros) para dar a conocer a los potenciales inversionistas la oportunidad de inversión. De esta forma, dado que el alcance de la oferta a inversionistas es el máximo posible, el emisor obtiene las mejores condiciones posibles para la operación (mejor Tasa de Interés).



Conclusión:


Como hemos revisado líneas arriba, existen potentes beneficios tanto para los inversionistas como para los emisores que participan en el MAV. En los años 2013 y 2014 las emisiones ascendieron a US$ 14.5 millones en total, en contraste, sólo en 2019, las emisiones ascendieron a 30 millones. Si bien el Perú está atravesando una crisis sanitaria y económica, se ha logrado efectuar emisiones en el MAV por más de US$ 10 millones en 2020 y por US$ 8 millones en lo que va del año 2021. En ese sentido, se debe destacar que el MAV ha tenido un crecimiento importante los últimos años y existe un potencial de crecimiento a futuro.


SOBRE ACRES FINANCE


“Nuestra estrategia para desarrollar el mercado de capitales peruano tiene como uno de sus pilares, la creación de productos innovadores de financiamiento e inversión para ponerlos al alcance de las empresas e inversionistas.", señaló Rui Baracco, Director Ejecutivo de ACRES Finance.


ACRES Finance brinda soluciones integrales de financiamiento e inversión en el mercado de capitales. Para ello, cuenta con tres (03) empresas especializadas que operan bajo licencia y supervisión de la Superintendencia del Mercado de Valores (SMV): ACRES Agente de Bolsa, ACRES Titulizadora y ACRES SAFI.


www.acres.com.pe/acres-finance



1 Un rating de segunda categoría corresponde a una buena capacidad de pago oportuno de sus obligaciones financieras reflejando un bajo riesgo crediticio.

2 Un rating de primera categoría corresponde a la más alta capacidad de pago oportuno de sus obligaciones financieras reflejando el más bajo riesgo crediticio.


Transacciones recientes